Archivo

Archive for 31 diciembre 2010

C’est Fini

Y para no romper la costumbre colectiva, también hago un reconto de todo este año y trato de evaluar por lo que pasé… ahi vá.

Simplemente este año fue excelente, como todos los anteriores, sólo que recién en el 2010 pude realmente conocerme y tener una versión entera de lo que soy. A los 22 años me siento pleno, lleno de vida y expectativas. Tomé las riendas de mi destino podría decirse, aunque en sentido estricto de lo que quiero decir es que dejé al fin el personaje para ser la persona, el yo verdadero. No es que haya estado jugando conscientemente un personaje siempre, sino que la simples ataduras del día a día lo llevan a uno a creer algo que no es. La perfecta metáfora de la Mátrix.

Sé a dónde quiero llegar, que quiero hacer y creo que no es poco ya que si apuntás a algún lado al menos tenés un rumbo y no hacés las cosas por inercia. Puedo decir fehacientemente que la cabeza este año me hizo un verdadero crack. Aprendí a querer lo que puedo y a mirar todas las cosas desde otra perspectiva, a entender mejor al otro y a dar, o al menos intentar, esa palabra de aliento que el otro necesita al igual que aprendí a sonreir y disfrutar cada día al máximo. Cada letra que estoy poniendo acá reboza de felicidad, porque es lo que soy. Felicidad.

Me enamoré, o al menos monté la ilusión de tener ese sentimiento tan puro que es el amor pero al final me di cuenta que no era nada más que una necesidad vacía de querer a alguien, poseerlo, creer que me llena y da la felicidad. Es duro leerlo ahora que lo veo, pero es la verdad, y siempre es bueno recordarla porque al fin y acabo es lo que desató toda esta vorágine interna que me hizo despertar. No lo niego, todavía se retoba esa idea un poco, cuesta sacarla o más bien desarmarla, pero cada vez menos porque cuando entendés que vos sos todo lo que buscás, y que vos te proveés de lo que necesitás fuera de toda soberbia y autosuficiencia chata, ahí es cuando realmente empezás a conocer lo que se dice amor, ¿Cómo se puede llenar una copa que ya está llena?.

Conocí gente excelente a través de Gaga y mis vacaciones en Bs. As. la verdad que nunca me hubiese imaginado conocer gente tan hermosa por dentro como por fuera, encontré la veta dónde soy uno más. Y que sin presentación de por medio o saludos protocolares esa tarde en el Obelisco fue el momento perfecto dónde sin querer me conecté en mente y alma con personas que sé que siempre van a estar.

Miré más de 130 películas dónde lloré, reí y encontré nuevas obsesiones. Leí cómo hace rato no lo hacía, desde esas novelas viejas obligadas por el colegio dónde zafaba el trabajo con algún resumen de internet para realmente entender porqué la profesora quería que lo leyéramos. Empecé el gimnasio después de tantos amagues mentales año tras año, y la verdad que me conecté con una parte mía que desconocía.

Esto y muchas cosas más me dejó este año, y con este, mi escrito número 18 les deseo a todos los que me leen ocasionalmente cuando posteo y que tienen por demás blogs excelentes, los que azarosamente llegaron acá y los que me dan las mayores visitas al blog por una screencap del falo de Segavax de la serie Spartacus, un 2011 de puta madre, que sigan luchando por lo que creen porque en definitiva alguien con ideales y proyectos es alguien que vale la pena. Ya lo dijo Einstein “No te conviertas en una persona exitosa, convertite en alguien de valor”.

R.

Anuncios

Autista

A veces me siento como uno… Soy uno?

Por más que socialice y, ahora que lo leo, suena un poco con aire de adolescente exagerado es la verdad, nunca fui el típico puberto, adolescente o jóven de los mil amigos o esa camaradería apoyada en la testosterona en la cuál uno se junta en la casa de alguno se hace una buena previa hablando con amigos y se sale al boliche bastante entonado cómo para tocar algunos culos o enfilar a alguna “minita”. Me parece patético hasta cierto punto, lo respeto pero no lo comparto. A veces es, no sé como decirlo, raro? bueno? malo?, no lo sé… Sólo sé que me encanta ser como soy. Sólo o con demasiados amigos creo que no habría diferencia, de hecho me encanta mi soledad. Es necesaria y poco valorada, la mayoría de las personas la ven como el mounstro que los agarra y los martiriza sin que nadie sepa de su dolor, de su necesidad de estar con otros, de la necesidad de que alguien los complemente; lo cierto es que los únicos que creen son ellos mismo, cada uno es esclavo de sus propias ideas. Eso es lo bueno de esto, todos vemos lo mismo pero interpretamos cosas distintas… A decir verdad, y sin pecar de soberbio, pienso y analizo y llego a la conclusión que esas personas realmente aún cuando tengan a ese personaje en sus vidas que llene sus huecos o los haga felices, realmente no es más que una fantasía. Es para mí como un principio básico, si yo no soy feliz conmigo mismo como pretendo ser feliz con otro al lado mío?, si yo no me amo como pretendo que otros me amen?.

No busco a alguien que me complemente, porque no soy una mitad. Soy un todo.

No busco alguien que me haga feliz, porque yo mismo soy felicidad… A veces infravaloramos lo que somos, tenemos la capacidad de boicotearnos y creernóslo con una manera que cuesta demasiado a veces volver atrás. Yo digo que tenemos el poder de ser inmensamente felices, ya, ahora, en este momento. Por qué hacer depender tu felicidad de algo tan cambiante como las personas? de algo tan poco sólido como es lo exterior?… Siempre uno tiene lo que necesita enfrente de uno y no lo ve, todo lo que quiero lo tengo yo, adentro mío… y eso no me hace autosuficiente o autista, eso me hace realmente un individuo; indiviso, que no se puede dividir… eso soy, un todo, no algo para que alguien complemente, sino alguien para que suplemente, y que esa sinergia con el otro sea lo que haga sacar lo mejor de mí.

Pero hasta llegar a este punto, realmente cuesta, no lo niego. Sólo hay que dar un salto de fe… no afuera, a vos mismo. Dejá de mirar lo bueno afuera y redescubríte, empezá a mirarte a vos mismo y vas a ver de lo que sos capaz.

Yo asumo, tú asumes, él asume, nosotros asumimos.

 

Exactamente dos meses desde mi última actualización y se siente como si hubiesen pasado unos cuántos semestres… La verdad que siempre pensaba en el colectivo que podía o no poner en este hermoso lugar pero cuando se me venía una buena idea no la anotaba o me mentía diciéndome que me la iba a acordar después ,por desgracia cuando quería plasmarla ya no era lo mismo, se me iba la inspiración y parte de todo lo que había pensado simplemente se esfumaba.

La verdad no pasaron grandes cosas en este tiempo, alguna siguen igual y otras nuevas.

Lo nuevo? Otra vez tengo TV en mi habitación y notebook por mi cumpleaños, con lo cuál esperemos que esto del blog no quede tan abandonado. Después, debo admitir que mi adicción por Tumblr creció exponecialmente de una manera que no me hubiese imaginado, quizás suene tonto pero amo ese sitio. Tengo más de 20.000 imágenes de todo lo que se les ocurra, la verdad que es mi gran herramienta para despejarme/perder el tiempo.

Otra cosa nueva es que ya termino casi la cursada en la Universidadpor este año, lo que implica verano y mayor tiempo disponible para no sé qué… quizás para ponerme bien al 100% con el gimnasio y elevar más mi nivel de adonismo, o bien trabajar, cosa que dudo pero no me vendría mal para los planes de las vacaciones de invierno, en fin… veremos.

Lo de siempre? Sigo sin sexo, lo cuál no espero que lean que es una necesidad en mí o que me desespera por más que suene lo contrario a veces con lo que escribo jaja pero si no voy a negar que me vienen esos rush dónde prácticamente se me hace imposible controlar mi cuerpo y le entro hasta el panadero de la esquina, supongo que es normal y fácilmente solucionable haciendo ya saben qué.

Igualmente este post nada que ver con lo que iba escribir, tomémoslo como una breve reseña de lo que pasó. Ahora de lleno de lo que quiero hablar.

Fácilmente me di cuenta, y de hecho creo que a todos nos pasa que asumimos fácilmente las cosas, no está mal ya que es automático e inevitable prácticamente. Ahora a lo que voy es cuando eso que asumimos de una persona pasa a ser un preconcepto o surge de un preconcepto para convertirse en una barrera o sinónimo de etiqueta para catalogar a alguien. Siempre voy con lo mismo, etiquetas, separación… pero la verdad es que no me dejo de sorprender ahora que tengo particularmente otra visión de las cosas, como las personas por nada tienden siempre a alejarse unas de otras por más que esa voz interior o ese primer impulso les indique lo contrario. Ayudar al otro, preguntarle como está o una simple sonrisa se vuelve en algo casi fatídico en este mundo donde todos vivimos con ese ritmo de vida a mil por hora y nos preocupamos o estamos a la defensiva sobre lo que el resto piense o no de nosotros.

Tampoco me voy a hacer el altruista superado diciendo que hago todo lo que dije pero al menos me propongo como ejercicio todos los días sonreír a alguien que me mire por la calle, decir gracias y por favor hasta en lo más simple, y debo decir que cada vez cuesta menos y se siente realmente bien.

Asumir que el otro no necesita tu ayuda, o va a prescindir de ella y se las puede arreglar sólo no basta para que no se la ofrezcas, quizás quién te dice? el simple gesto de mostrar interés hace que esa persona se sienta al menos que lo que le pasa o lo que siente no es invisible al resto. Es impresionante como las personas tenemos esa capacidad para ignorar al otro y hacernos los boludos para meternos en nuestro mundo siendo que ayudando al resto, en definitiva te estás ayudando a vos mismo… porque todo vuelve, cómo dicen por ahí “Karma is a bitch only if you are”. Ahora, descartando todo el tema de que creas o no en el karma, no bastaría simplemente en ayudar al otro porque te hace bien a vos? a tu yo interior? Ese sentiemiento de regocijo o de alegría que te inavde por dentro cuando ayudás a alguien que lo necesita es impagable.

Por eso mismo cada día me propongo pequeñas metas como dije arriba, y una de ellas es no asumir que la gente no necesita mi ayuda o que se las pueden ver solos, total, preguntar no está nunca de más no?

PD: Feliz cumple Britney, 29 años ya. Pensar que a los 20 me tenías a tus pies y eras la que empapelaba todo mi cuarto.