Inicio > Uncategorized > Chispas

Chispas

Dicen que la vida se mide en buenos momentos vividos, y la verdad que cada vez lo confirmo más. Es impresionante y casi mágico diría como algo que sucede con una persona en 5 minutos o menos baste para que lo recuerdes toda la vida, eso demuestra la inutilidad del tiempo y como las cosas simplemente suceden y ocurren en el momento perfecto. Llámese amigos, amante, amor, familia… todo converge a que nuestra mente esté llena de recuerdos que nos inspiran a vivir y mantenerlos vivos cada vez que sonreímos o nos brota esa alegría del pecho. No hay que estar aferrado al pasado para nada, dejá fluir esas cosas que te atormentan y oscurecen el panorama y solo gastá la energía en rememorar cosas que valgan la pena, que te saquen una sonrisa. Drena todo ese dolor que no sirve para nada.

En mi caso esas caras, ese beso, esas risas, todos esos momentos que pude vivir agradezco a la vida que me los haya regalado. Y ahora, mientras recuerdo y se me explota el pecho de emoción trato de borrar el anhelo de lo vivido simplemente porque ya pasó, y volver a vivirlo no es una opción, no me agarro del recuerdo… me lleno del recuerdo. Todo esto me incentiva y me da fuerzas para seguir adelante y que como leí hoy en el boleto de colectivo “La vida es fascinante, sólo hay que mirarla con los anteojos adecuados”. Quizás peque de optimista o sea un boludo enamorado de la vida, pero la realidad es que ya encontré los anteojos correctos, y cada vez que amagan a caerse los coloco en su lugar con la mano del recuerdo.

Todos tenemos esos momentos que nos marcan o que simplemente nos sacan esa chispa de felicidad con solo volver a vivirlos mentalmente, la clave está en no hacer de eso tu única fuente de alegría porque estaríamos viviendo del pasado y eso lo único que conlleva es a estancarse y desear algo que no puede ser más allá de tu cabeza, el secreto es generar que se encienda ese motor de la vitalidad que todos tenemos, no para repetir esos momentos, que de hecho sería muy aburrido vivir siempre lo mismo, sino mas bien tener nuevos momentos, mejores o iguales que vayan llenando esa galería que llamamos vida.

Apenas tengo 22 años y ya no me hace falta recordar direcciones o nombres de lugares, porque esos espacios están llenos de vivencias y recuerdos que suprimen toda denominación urbana que pueda dársele. Soy una caja de alegría selectiva que decide alimentar sus ganas de vivir con recuerdos, no añorándolos ni llorando porque pasaron, sino maravillándome porque ocurrieron y sonriendo porque pude vivirlos. Así, es como estos anteojos dictan que viva. Así, es como todos tendríamos que poder manejar esos momentos, porque todos somos guerreros, y en cada batalla es un deber necesario aprender a manejar lo que queda en el recuerdo.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

¿Qué te pareció?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: