Inicio > Uncategorized > El Pollo

El Pollo

M es un pibe de barrio como cualquier otro, le dicen El Pollo, típico pendejo de barrio con esa actitud algo pendenciera y desafiante. Vive a dos cuadras de mi casa, y para completar la tarea de stalker o de vecino de hace muchos años sé que tiene dos hermanos, uno de unos 14 años y otro que le antecede por un año que es todo lo contrapuesto a él, rubiecito de ojos celestes. Morocho, de casi mi misma edad y con una actitud rea desde que lo vi por primera vez hace más de 10 años en el barrio cuando todos eramos pendejos se nota que nunca le caí bien, a mi me daba lo mismo pero la verdad es que creo que en algún momento me odió. Quizás por no juntarme “con los pibes de la esquina” o simplemente porque chocábamos. Es el estereotipo del mandamás y el pija larga de la cuadra, con el pantalón metido dentro de las medias, cosa que aborrezco con toda mi alma El Pollo siempre me calentó. Nunca supe porque le decían como le decían, la verdad no interesa, siempre rapadito y con esos ojos medio verdosos y algo vidriosos siempre me miró de reojo y nunca nos saludamos.

Una vez creo que me puteó y me bardeó gratuitamente, claro estaba con “los pibes” y en ese momento lo odiaba, pero alguna que otra noche borraba ese incidente dedicándole algunas de mis mejores pajas. No sé que tiene que me calienta, es todo lo que puedo no querer de una persona o al menos eso demuestra. Exteriormente es el calco de un villerito más que camorrea y putea todo lo que le jode a su paso y las únicas prioridades que tiene son ponerse en pedo y ponérsela a una mina siempre que pueda. Quizás prejuzgue, pero en este caso dudo que me equivoque. Creo que esa actitud de “bad boy” muy pero muy lejos de Colin Farrell pero bad boy al fin es lo que me gusta, al fin y acabo todos somos un poco masoquistas.

Una vez cayó en la casa de una amiga a dejar un pedido de Avon y lo vi con la remera arremangada, era una tarde de verano y hacía calor, esos brazos quemados por el sol y algo sudados sin duda decretaron estaba en la lista de “los que me quiero coger pero nunca va a pasar”. La verdad que no creo que sea mal pibe, sólo que no estamos claramente en la misma frecuencia, a él le gustan demasiado las conchas y bueno yo… ya sabemos la historia jajaja, por otro lado esa pinta de malo que a todos nos gusta en cierta medida es algo natural en él y eso quizás es lo que lo hace atractivo, siempre que me lo cruzo en el colectivo esa cara de orto hace que inmediatamente piense en cogermeló, es básico pero bueno, funciono (y funcionamos) así muchas veces.

De eso quería hablar hoy, de El Pollo, uno de esos personajes que se cruzan en mi vida para alimentar mi imaginario homoerótico y que hacen que cada día anhele más una botella de cloroformo entre mis manos para sacarme las ganas. Este soy yo, el calladito y buen vecino que todos jodían y que desde hace rato te viene fichando. No me jodas mucho, porque algún día voy a tener cloroformo en serio y tu culo lo va a lamentar.

PD: Aclaro que “villerito” no es de forma despectiva, sólo que a veces las cosas se tienen que decir de una manera y no hay otra. Ya lo dijo Fontanarrosa “Un tonto no es lo mismo que un PELOTUDO”. Me da risa aclarar esto cuando hablo de pijas y conchas como si fuera el precio del dólar pero bueno, mañas que tengo.


Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

¿Qué te pareció?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: