Inicio > Uncategorized > Los 3 Chongos

Los 3 Chongos

Creo que en mi rutina cotidiana si bien no frecuento demasiada gente, de la poca gente que veo a menudo es gente linda, al menos en lo físico (y claramente superficial pero admirable al fin). Mi vida social está supeditada más que nada a la facultad, tengo una carga horaria que prácticamente me obliga a estar en la facu la mayor parte del día con lo cuál es usual que me cruce a bastante gente. Dentro de mi carrera claramente hay tres pendejos que si en algún momento los agarrara inconscientes, muy en pedo o fuera de sí serían presas muy apetecibles para las garras que me aparecen cada vez que los veo y ponen mi imaginario a volar. Ellos son: Mava, Fepo y Yaka. Los tres estudiamos lo mismo, estamos en distintas etapas de la carrera y son personalidades totalmente distintas.

Mava está en 4° año, uno menos que yo, y es totalmente hermoso por su ternura, buen humor y atento. Sino fuera porque tiene novia hasta diría que es gay, pero no. Es algo tímido y en su grupo de compañeros claramente se nota que no se integra totalmente, que no encaja mucho, si bien se lleva bien con todos, si pasás un poco de tiempo viendo la dinámica del grupo te das cuenta que el no forma parte del todo. Es más bien de esos que anda por los pasillos terminando sus trabajos prácticos solo y con su equipo matero listo. Me lo he cruzado un par de veces, debo admitir que cuando yo estaba en 2° año y el recién ingresaba fue a uno de los que primero le eché el ojo rogando que se cortara el pelo. Y así fue, para cuando recién nos hablamos (dos años después, o sea este año), y con el pelo corto, pegamos buena onda y sentí que somos del mismo palo. Tiene una sonrisa hermosa, dientes blancos y parejos y obviamente es portador de un buen lomo, cosa que lo incluye en la categoría chongo. Debo admitir que es una especia “rara” ese chico, simpático, buena persona, buen humor, atento, algo nerd y con un culo que parte la tierra. No al pedo le dicen el apodo de un oso por esa hermosa manzana que porta detrás. A todo eso sumale que es inteligente y que, para enamorar aún más por el lado meloso fue boy scout y es de esos que “está siempre listo”, lástima que no para garchar. Yo como estoy haciendo una materia de 4° año lo veo una vez a la semana y casi siempre hacemos grupo, obviamente que no adrede me hice el bueno en un principio y traté de caerle lo mejor posible para establecer, digamos, un vínculo algo enfermizo que alimente mi libido y esa idea de deseo de que jamás va a estar en cuatro en mi cama. Para ser honesto, si no fuera cuasi chongo no le hubiese dado mucha cabida y estaría en la categoría “boluditos para evitar”. Pero bueno, es buena persona y tiene buen culo, no podía no hablarle jajaja.

Fepo va conmigo desde que empezamos la carrera allá por el 2007, claramente es el nene con plata cheto pero no porque lo ostente, porque es todo lo contrario y esa es una de las cosas que lo hace lindo, su humildad. Si bien tiene guita parece un chico normal, aunque si mirás un poco más en detalle, lo escuchás hablar, y en mi caso cursás con él varios años llegás a la conclusión que no es uno más del montón. Es muy inteligente y todavía no sé si autista, introvertido o le chupa un huevo socializar con gente que no sea sus amigos, porque si hay algo que puedo decir de estos años que lo conozco es que solamente somos compañeros de facultad. El vínculo nunca pasó esa barrera académica, nunca nos juntamos a tomar algo, salir a comer, bailar, ver películas, nada… muy a mi pesar, nada. Es así con todos, de esa camada que empezamos ese año te podría decir que nadie conoce realmente a Fepo. Sé que tiene un hermano que estudia en Bs. As. y nada más, y ni siquiera lo sé por él jaja, tenemos una amiga en común que su familia es íntima de la suya, con lo cuál el stalker interno me llevó a indagar un poco más de su vida y conocer detalles que no vienen al caso y que tampoco son muchos. Ahora lo importante, sin dudas de los 3 chongos es el que mejor lomo tiene. Espalda ancha, culaso que cuando viene con joggins (casi siempre) mis ojos se deleitan de una manera inexplicable. Sale a trotar por la playa, anda en bici, va a al gimnasio, realmente hace de su suerpo casi una escultura griega. Sus bíceps son geniales. En cuánto a su persona debo decir que es algo infantil, tiene un humor muy básico a veces aunque algo ácido cuando quiere, y debo admitir que más allá de lo que pueda decir o no irradia cierta inocencia, inocencia que claro, quién les habla cuál cobra venenosa sabe transformar en formas innumerables de violarlo.

 Yaka es el típico chongo que lo ves y no podés evitar darte vuelta. Rubiecito, barbita, pelo en el pecho, bien marcado y con una sonrisa compradora en la que es casi imposible que te resistas. Él ya no cursa en la facu y le quedan algunos finales para recibirse. Cuando entré el primer año a la facultad fue a una de las personas que cayó en mi radar, una de las primeras que vi de hecho, en ese entonces tenía el pelo un poco largo y con una colita, pero aún así no perdía ese sex appeal. Debo admitir que tiene un algo especial, no sé si califica como seductor innato o será que me calienta demasiado, pero si te digo con seguridad que en el mundo homoerótico es una figurita que nadie querría perderse. El guacho se sabe lindo, cosa que explota al máximo te diría hasta casi pasar por pedante, pero bueno, son cosas que uno perdona en cuánto ves esa camisa desabrochada y ves ese pecho peludo que apenas asoma y que con esa sonrisa compradora dejás pasar fácilmente. Siempre anda de camisa y pantalón que conforman ese look de señor serio, o que al menos intenta parecer, hasta que habla. Es el típico “me las sé todas”, en eso es un poco molesto y de los 3 chongos es el más boludito, y aún así es el que más está a punto caramelo, por la edad y seducción que en cierta forma le sale por los poros cuando camina. Detalle no menor es que tiene 3 hermanos, y claramente todos hermosos y con el gen chongo en la sangre, uno de ellos inspiró uno de los textos que escribí, Melak. Una versión un poco más jóven que él, más musculoso y petiso pero con la misma cara de hijo de puta que te dan ganas de partirlo contra una pared por portar tal belleza.

Hace tiempo que no lo veo pero siempre está presente en alguna que otra historia que mi cabeza en esos momentos que me hace arañar las paredes me genera escribir y que de alguna manera exorcizan toda esa frustración del “you can look but do not touch”. Resumiendo es un bad boy, de esos que quieras o no, tenés que admitir que lo pasás por la piedra.

De los 3 chongos diría que me quedo con Mava el inocentón me puede, uno elige quizás a los hijos de puta para divertirse y porque tienen ese encanto especial, pero al final se queda con el “bueno”. No lo digo yo, lo dicen miles de mujeres, putos, películas de Hollywood, etc. Esa ternura que tiene me hace querer abrazarlo instántaneamente, por más que por mi cabeza revuelen siempre Yaka o Fepo desnudándose de mil formas distintas. Pero bueno, quizás esa idea de terminar abrazados después de un buen polvo puede más, y eso es lo que me genera Mava, esa sensación de conexión un poco más allá del sexo, esa imagen de las dos personas abrazadas desnudas y sin tapar en la cama es algo que en el fondo todos queremos.

Anuncios

¿Qué te pareció?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: