Inicio > Uncategorized > Ménage Á Trois

Ménage Á Trois

Ya era tarde para decirle que no, cuando pensaba más rápido con la cabeza de abajo que con la de arriba siempre tomaba la decisión obvia y fácil. En un momento me dieron esos nervios en el estómago que detestaba pero que al mismo tiempo me daban adrenalina y, aunque tenía algo de paranoia, era irresistible no mandarme a ese encuentro. Por otro lado, cuando me preguntó la primera vez después de haber cogido en la cama de su madre yo no le había dado ninguna negativa, por lo tanto esa tarde de enero me pregunto sin mucho tapujo por el chat.

– Che, conocí a un flaco por el chat. No sabés la pija que tiene, me la mostró por cam y le va la idea que te había dicho, la del trío. – Dejó pasar un tiempo a ver si le daba alguna respuesta, y aunque intentaba pensarlo el SI inmediato me brotaba por los poros. Vió que no ponía nada en la ventana del msn asi que siguió diciendo. – Vos me habías dicho que sí, ¿Te va? La vamos a pasar bien, aparte vas conmigo.

Arreglamos que me pasaba a buscar en el lugar de siempre. Ibamos en la combi, esa combi dónde cogimos por primera vez detrás de la estación de servicio, todavía tenía esa cama improvisada y un par de preservativos tirados. No había cambiado nada, y la esencia a sexo que guardaba ese diminuto lugar me hacía sentir bien, seguro, como en casa.

En el camino me contó que se llamaba Andrés y que no vivía muy lejos de dónde estábamos, en un intento por sonar compresivo me dijo que si en algún momento me sentía incómodo me lo dijera que nos íbamos sin dudarlo, pero me costó creerle con la emoción que lo delataba. De repente me dice “Ahí está, esa es la casa. Me dijo que nos esperaba afuera”. Y por lo poco que ví, parecía que iba a estar bueno.

Hacía calor y nos esperaba en cuero afuera de su portón, fumaba un pucho como relajándose para lo que venía. Nos hizo pasar y nos invitó algo para tomar, formalidades que creo que ninguno de los tres tenía ganas de escuchar. Todos queríamos ir a los bifes. Era flaco, demasiado para mi gusto, pero tenía lindo ojos verdes y por el aspecto que tenía me sonó medio exagerado lo que mi viejo compañero me había dicho antes “No sabés la pija que tiene”.  Hablamos un par de boludeces y nos invitó a subir la escalera, a su habitación, no daba más de los nervios, con la ansiedad, estaba excitado. Gentilmente nos invitó a la cama, los tres mucho sin saber que hacer todavía, o mejor dicho sabiendo que teníamos que hacer pero sin tomar la iniciativa. Puso algo de música y Daniel empezó con lo suyo, ya teníamos confianza así que me resultó un comienzo fácil.

Ya los dos en calzoncillos siento una mano que me toca por la espalda, me dió un poco de recelo pero rápidamente dejé esa sensación atrás para entregarme 100% al disfrute. Daniel se dió cuenta de mi cambió de actitud y, como viejo zorro, me dejó un momento a solas con él y se fue al baño. Andrés era una bestia, me besaba, me mordía, era bruto y eso me encantaba. Fue bajando suavemente por mi torso y me sacó los calzoncillos, me olfateó, me lamió, me besó, todo eso junto en un torbellino de calentura que nos estaba llevando a una conexión increíble. De repente se para al frente de la cama y se saca el jogging que todavía no sabía porqué tenía puesto, no llevaba nada abajo, estaba listo para la acción. Yo sentado y el frente a mí, o mejor dicho con su mejor parte frente a mí, lo miré a los ojos y podía ver como su cara rebozaba seguridad y un poco de soberbia, también, tenía con qué. Yo lo único que pensaba era “Ay, como va a doler” jajaja…

Llega Daniel y nos encuentra a cada uno en lo suyo, se enfoca más en Andrés y yo centraba la atención de él. Estábamos prendidos fuego, y entre manos que iban y venían, besos, bocas ocupadas y gemidos insostenibles entre los tres logramos un perfecto equilibrio.

Terminamos y todos transpirados por ese calor de verano pegajoso, o estábamos pegajosos por lo de recién? No entendía nada, todavía seguía algo extasiado y con una sonrisa aún imborrable de la cara. Fuimos al baño los tres en caravana, cada uno se lavó la pija todavía no muerta del todo y nos pusimos desodorante.

Volví a la pieza y me empecé a vestir, Daniel hizo lo mismo y Andrés se quedó en pelotas, no sé bien si por el calor, porque era su casa, o porque le encantaba andar con su herramienta al aire. Daniel volvió al baño para buscar algo que se había olvidado y en ese instante Andrés me dió un papelito. Yo sabía que Daniel era celoso de sus machos, y se ve que Andrés también conocía esa faceta de él, asi que para no armar quilombo vió la oportunidad y se tiró un lance a ver si pescaba, y obvio que sí, pescó más de lo que creía.

Nos despedimos con un beso los tres, un abrazo simil amigos de toda la vida y quedamos en repetir, Daniel quedó en hacer el contacto de nuevo y el arreglo, el muy hijo de puta era egoísta con sus pijas y ni siquiera daba la oportunidad de que el vínculo entre Andrés y yo se extendiera un centímetro más allá de la cama. Salimos por la puerta y antes de cruzar la reja miré para atrás, Andrés me miraba por la ventana y sabíamos muy bien los dos que por más que Daniel lo intentase, las cartas estaban echadas, y en la próxima partida él ya no iba a jugar.

Anuncios
  1. 16/10/2011 en 7:16 PM

    Me pasó algo parecido. Conocí a un pibe hermoso en un trío. Nos seguimos viendo, pero al que nos presentó no lo vemos más. Sobre todo porque al reencontrarnos, los dos nos contamos que le insistimos al pibe que nos presentó para que nos pase mail o celular y el muy forro no lo hacía.

  2. 17/10/2011 en 7:26 PM

    Obviamente habíamos pegado buena onda en el trío y se notaba demasiado. Ahora que me acuerdo bien, no era un trío, sino un cuarteto je, je.

  1. No trackbacks yet.

¿Qué te pareció?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: