Inicio > Uncategorized > 35 minutos (parte II)

35 minutos (parte II)

LEER PARTE I

Me levanté al baño algo sudado, con olor a sexo para darme una ducha. Necesitaba que el agua me despeje un poco pero aún así el proceso parecía no detenerse, tenía su cara más presente que nunca, pensaba en él, lo que habíamos hecho hace unos pocos minutos y la sangre se me iba allá abajo. No podía parar.

25 minutos y ya estaba cambiado, sentado en la cama frente a ese cuadro surrealista que no me ayudaba mucho, moví el pie y me di cuenta que estaba su reloj tirado. Lo agarré extrañado, él no era de olvidarse nunca nada, es más, este reloj fue un regalo de su madre con lo cual lo hacía más especial y obsesivo con su cuidado. Ahora si tenía la excusa para escribirle y que vuelva, pero no. Mi orgullo pudo más, va a volver solito. Bueno, seguía en la cama, ¿Qué hago?. Puse su reloj en la mesa de luz y vi que marcaban 28 minutos de todo ese sexo que había invadido la habitación. Me agarró calor, desesperación, ansiedad.

Me cayó la ficha. Esas coincidencias que compartíamos nunca las había tenido con nadie, era muy pelotudo si me quedaba sentado en esa cama haciendo nada más que complacer mi vanidad. Era hora de morder el freno.

Todo parecía acelerarse de la nada al todo en un segundo, 32 minutos… Salté de la cama. Agarré mi campera, me puse las zapatillas, no había tiempo de atarlas. Cada segundo que tardara extra aumentaba la posibilidad de que se aleje más y más, y no! No quería que pase eso. Estaba al borde del colapso. Dicen que la locura es como la gravedad, un solo empujón basta para que caigamos y suframos su efecto, y eso me estaba pasando, estaba cayendo en la locura del deseo, de no ser tan pelotudo y entregarme a alguien que si valía la pena, en la locura de Melak. En la peor de las demencias.

34 minutos, la puta madre! No encuentro las llaves para cerrar el departamento, nunca me detesté tanto por ser despelotado… se estaba yendo, se alejaba de mí! DALE!

Acá están, abajo del sillón, ¿Dónde más?. Si cuando entró para verme nos empezamos a desnudar y lo primero que voló fueron las llaves junto con ese bolso de D&G que tanto le gustaba.

35 minutos, agarró el picaporte. Estoy decidido, esta vez me las juego. Se me sale el corazón por la boca, me explota el estómago de los nervios pero ya está. El que no arriesga no gana. Apago la luz, abro la puerta…

– Tardabas un minuto más y me iba, 35 minutos es casi un récord. Pensé que no ibas a venir más.

Ahí estaba, que hijo de puta, me estaba esperando atrás de la puerta. Seguro oyó mi desesperación revoleando las cosas del living y puteando porque no encontraba las putas llaves.

Lo miré a los ojos, no sabía que decir, no quería decir nada. Tomé coraje e intenté balbucear algo, me hizo señas que me calle, me puso su mano en mi boca y me dijo:

– Yo también… Fueron los peores 35 minutos de mi vida, si estás acá frente a mí valieron la pena. No te gastes en decir nada, no hace falta… La respuesta es Yo También.

De repente el pánico se esfumó y ese beso que me dio confirmó todo lo que mis miedos querían evitar que haga. La puta madre, si hubiese tardado un minuto más quizás nunca me lo hubiese perdonado.

Tardamos más en cerrar la puerta de nuevo que en desvestirnos, y otra vez ese living era testigo del fuego que nos quemaba. En el camino a la cama me agarra fuerte con sus brazos musculosos y me dijo algo que me hace pensar que por esta vez el cazador se volvió presa y que por eso quizás también lo quería tanto.

–  Tus técnicas de manipulación no son las únicas que existen, hay otras mejores.

Me miró fijo a los ojos y se puso su reloj, sabía que no lo decía por eso. Me calenté aún más, lo besé con furia e hicimos que la cama nos tenga envidia. Al fin y acabo el putito también era un manipulador. Un manipulador que se encontró con la horma de su zapato, y que hacía que ya no juguemos más el jueguito del cazador y la presa. Ahora los dos éramos uno y sin saberlo caímos en la peor de las trampas, la de Cupido.

Anuncios
  1. 17/10/2011 en 7:24 PM

    Me gustó. Me quedé con ganas de saber como sigue…

  2. rafael
    10/01/2012 en 6:02 PM

    muy buena =) es un buen escritor, haces que las historias den intriga y emocion con toques de erotismo mas no es una historia toda porno :/

  3. 12/02/2012 en 9:27 PM

    estan muy buenas tus historias

  4. Anónimo
    23/10/2013 en 1:35 AM

    me gusto!!

  5. Matías
    03/08/2015 en 1:22 AM

    De casualidad encontre tu blog… solo decir que me copó tu forma de escribir… la forma en que lo relatas, dejando el misterio y la seducción de saber si son relatos reales o imaginarios… pero que importa si el resultado esta a la vista… de todos (los que lei hasta el momento) este es el q mas me copo y con el que me senti mas identificado, nada mas que mis 35 min duraron una hora 45 min jejeje pero el resultado valio la pena, al menos por increibles 3 años jejeje
    Por cierto que bien nos haces quedar a los Matias del mundo jejejee
    nada mejor para un manipulador que encontrar un par… un espejo que te devuelve la mirada de los que los demas creen ver…
    un fuerte abrazo tocayo…
    Desde Salta otro maldito manipulador Matías

  1. 16/10/2011 en 9:58 PM

¿Qué te pareció?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: