Inicio > Uncategorized > Yo estudio, tu estudiás, él me coge.

Yo estudio, tu estudiás, él me coge.

Yo sabía que era medio putero, había averiguado por mi parte que algún que otro puto se había comido, pero claro, seguía siendo macho porque sólo dejaba que le chupen la pija y él daba por el culo solamente… Esa ilusión que tienen estos “heteroflexibles” de que no son nada homosexuales cosa que más de un puto agradece a veces.


Hace un par de veranos mi compañera de la facu y yo nos hicimos muy cercanos, estudiábamos siempre, nos juntábamos en su casa, y salíamos cada tanto por ahí. La confianza entre ambos crecía día a día. Obviamente no sabía que me la comía pero creo que lo intuía, yo tampoco lo tenía “del todo claro” así que tampoco pensaba decirle nada. Era noviembre y el calor se empezaba a sentir, estábamos tapados de parciales así que ir a la casa de Marina a estudiar los sábados y algún que otro domingo se había hecho casi ritual en las últimas semanas. Ahí tuve la oportunidad de conocer a su novio Francisco, en todo ese tiempo entre facu, salidas y el trabajo de él nunca se había dado la chance que coincidiéramos los tres. Ese día cayó con un 1kg de helado que nos vino como anillo al dedo para un relax y zafar un ratito de todos esos teoremas matemáticos que nos rompían la cabeza. Era re buen pibe, flaco, un tatuaje en el brazo derecho, alto, nada de músculos excesivos y de pelo rapado, tenía un aire skater pero no era para nada su onda.
Al final ese sábado desde que llegó a las 15hs tiramos el día de estudio a la mierda y nos colgamos hablando los tres y cagándonos de risa, si hay algo que me caracteriza es que soy muy payaso y Marina era mi ayudante y mi musa en muchos chistes.
Mi gaydar antes de saber nada me tiró una onda extraña de aquel pibe, algo se intuía, lo podía oler al hijo de puta. Bien putito empecé a comer el helado a cucharadas de una forma sugerente, Marina se había ido al baño, y yo chupaba la cuchara como si no hubiera un mañana, obvio que me hacía el pelotudo pero lo miraba a veces y me di cuenta que se quedaba mirando de una forma más que amistosa. Listo.
El calor estaba insoportable y el dijo no sé si como respuesta a mi comida de helado o provocando a ver qué pasaba “Que calor que tengo”, yo ni tonto ni ciego le respondí “Y sacáte la musculosa”, se la sacó y dejó expuestos un abdomen plano, sin abdominales marcados y cero físico chongo pero esos brazos con esa sonrisa contagiosa y ese corte de pelo hacían una combinación difícil de resistir. Y yo, ya me lo imaginaba así:


Se hizo la hora de la cena y nos fuimos a comer afuera, el día acompañaba y estaba hermoso, nada de viento y una noche estrellada y sin nubes. Dimos primero un par de vueltas en su auto por el centro, yo del lado del acompañante y Marina detrás haciendo chistes. Paramos en una estación de servicio y comimos algo, pegamos re buena onda con Francisco, demasiada me parece.
Íbamos a salir a bailar para completarla pero yo estaba fisurado y quería ir a mi casa a dormir, amague para tomarme el cole y no joderlos pero Francisco no me dejó y muy gentilmente dijo que me llevaba a mi casa. Pasamos a dejar a Marina primero y a un par de cuadras quedaba mi casa. El transcurso de esas ocho cuadras se hicieron algo incómodas, yo sabía que él quería algo por más que no lo dijera, algo de mi boca, pero yo no iba a traicionar la confianza de Marina… al menos no ese día.
En las sucesivas reuniones para estudiar las apariciones de Francisco se hicieron mágicamente más reiteradas y con el transcurso de noviembre el calor seguía aumentando. Rendimos nuestro último parcial a fin de mes y largamos todo, empezamos nuestras vacaciones y salimos a festejar. Caímos al boliche re tarde medio en pedo con mi compañera y nos fuimos directo a la pista de baile. Un tiempo después cayó Francisco de la nada, vió nuestros estados y se sumó al festejo aunque él estaba todavía algo sobrio. Amaneció y nos llevó a cada uno a su casa, Marina primero como siempre y yo después. En el camino a mi casa se desvió y dijo que pasaba a buscar unas cosas a lo de un amigo cinco minutos y me dejaba después, yo en el estado que estaba no tuve drama con tal de llegar a mi casa sano y salvo. Cuando bajó me di cuenta del terrible culo que tenía, estaba con pantalón de vestir y una camisita a rayas de manga corta, y aunque lo quise evitar la sangre se me empezó a ir allá abajo. Cuando volvió traía en la mano una caja de forros, yo los vi y él se encargó de ser bien obvio para que yo los vea, gracias a la inhibición del alcohol me reí y le dije “Esto tenías que venir a buscar?… Cerdo, ¿Qué pretende usted de mí?”, el se río y sin mirarme se puso sus gafas porque el sol matutino nos estaba asando y me respondió siguiendo la onda del chiste pero sin jugarse mucho, “Que no pretende usted de mí”. La invitación a su bragueta estaba clara, me invadió un calor de pies a cabeza y agarré con mi mano izquierda su bulto, que bastante despabilado estaba como anticipando mi reacción. 
Fuimos a su casa, tenía la casa sola porque los viejos se habían ido de viaje, cosa que sutilmente se encargaba de repetir siempre que me llevaba a mi casa y recién ahora cobraba sentido para mí, hace rato que me la quería dar. Había un exquisito olor a lavanda, yo todavía algo en pedo me apoyaba en su hombro y él me guiaba a su habitación. Me sentó en la cama y yo me acosté con los pies apoyados en el piso, mientras peleaba con el sueño que me invadía y ese sommier que me hacía difícil el no querer dormirme no escuché nada más, Francisco desapareció un par de minutos. Yo seguía caliente, sólo en su habitación y con la imagen de su culo en ese pantalón de vestir. Me saqué las zapatillas y de repente aparece en la puerta, casi en bolas, solamente tenía el pantalón de vestir y la bragueta abierta con su herramienta al palo. No hizo falta decir mucho, aunque no quisiera hacer nada ya estaba la guerra declarada, pensé en Marina con un poco de culpa hasta que me obligó casi a desvestirme y me decía que se la chupe más rápido, sin darme cuenta esa culpa se esfumó. La luz del sol que hace unos minutos nos calcinaba entraba con algunos haces de luz por la persiana mientras los dos desenfrenados cogíamos sin parar. Entre el pedo que tenía, lo bien que cogía él y las ganas acumuladas que teníamos creo que sin dudas fue unas de las mejores cogidas que tuve.


Al mediodía me desperté cual prostituta al lado de él en su cama y me empecé a cambiar, no tenía un mango así que le saqué algo de plata de la billetera (por si quería sentirme menos puta) para poder tomarme un remis. Le deje una nota y le dije que se los iba a devolver, al menos era una puta honesta.
En los sucesivos días nos seguimos juntando con Marina disfrutando y boludeando en nuestras vacaciones, con Francisco que se nos había acoplado claro. Esa incómoda pero excitante sensación de que era la “otra” jaja generaba una complicidad con su novio que iba más allá de todos los chistes que hacíamos.
Llegó diciembre y Marina se fue de vacaciones a Mar del Plata, siempre viajaba todos los años para juntarse con el resto de su familia y volvía por febrero. Y bueno, Francisco quedaba solo.
Gracias a la nada de culpa que me quedaba, y aprovechando que el pibe tenía auto y casa sola así fue como me cogí al novio de mi compañera todo el verano. En algún momento flasheé que me enamoraba jaja pero después todo volvía a la normalidad, el era un puto no asumido (hello!?) y yo no tenía ganas de lidiar con eso, era sólo que cogíamos tan bien que bueno, quedaba esa sensación en el aire. Fuera de joda aprendí mucho con el pibe, en casi 3 meses de coger casi todos los días algo tenía que aprender no?
Cuando Marina volvió en febrero cortaron, ella lo gorreó en sus vacaciones en Mardel y la muy boluda se lo dijo, igual creo que ya no lo bancaba mucho, yo sabía alguno de sus chanchullos y le había puesto los cuernos antes de irse de vacaciones, cosa por la cual yo tampoco me sentía culpable de desviarnos unas cuadras cuando me llevaba en su auto para mi casa para pegarnos esos revolcones en su cama.
Cuando cortaron el pibe desapareció y se fue a vivir a Bs As, no lo vi más ni tampoco se despidió, mejor así, me quedo con esos garches como la mejor postal aquel verano.

Anuncios
  1. Tony
    10/11/2011 en 6:57 PM

    Me pareció un lindo relato.
    Debo aclarar que antes de comentar algo en un blog recién descubierto, primero leí todas las entradas anteriores (si neurótico y obsesivo) para saber con quien estoy interactuando.
    Espero saber mas de vos (si, soy argentino) y tengo muchas ganas de seguir leyendo tus aportes (reales, imaginados, me reservo la opinión) con ganas.
    Tony
    PD: (que antiguo) ningún animo de levante ni de relación mas que la felicidad de leer a alguien que me gusta como escribe, además podría ser su abuelo y estoy felizmente casado con mi pareja de casi 50 años.
    Besotes mil.

  2. 11/11/2011 en 10:49 PM

    Muy bueno. Hasta justificaste tu traición jejeje.
    Igualmente como yo siempre digo, las culpas de los demás no deben ser tus culpas.
    Lo que mas me gustó de este relato es que es una situación bastante común. Muchos amigos gay me han contado situaciones parecidas. En fin, siempre hay un chongo para un “descocido”.

    Un abrazo

    • 12/11/2011 en 9:16 PM

      Gracias Tronco! La verdad que sí, el mundo de los heteroflexibles es incalculable jaja

  3. willy
    14/12/2011 en 11:51 AM

    Muy buén relato, me gustó de verdad (no importa si ocurrió o no).
    Quién no tuvo alguna vez fantasías con algún hetero? . . . (si es que existen).
    Ya agregué tu página a mis marcadores para seguirla.
    Un abrazo.

  4. bastien
    25/05/2013 en 12:47 AM

    Excelente erótico relato, ¿quién no desearía ser el personaje? Cualquiera de los dos me refiero. Felicitacioes, Corin Tellado queda un poroto a tu lado jaja. Abrazos

  1. No trackbacks yet.

¿Qué te pareció?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: