Inicio > Random > Carta de una puta

Carta de una puta

15995486218_1453ed84e4_z

Pobres, dejálos que vivan en su burbuja. A la larga todas explotan o se extinguen.

Me dicen puta, ¿Y cuál es el problema? Una puta es una mujer con la moral de un hombre, tan simple y llano como eso. No lo veo como insulto, ¿Por qué? Porque simplemente soy libre y hago lo que tengo ganas, porque le doy rienda libre a mis deseos? Bien les gustaría a ellos ser tan libre como yo, ser tan genuina, fiel a mí misma, ser tan puta como yo.
Que digan lo que quieran, yo me cojo a sus maridos. Esa dualidad, o mejor dicho bipolaridad que representan los matrimonios me asquea. Al principio los une la lujuria y después los encadena la rutina. Yo soy el contra peso que su relación desechó de la balanza. Yo soy el personaje que falta en la foto familiar de los domingos, yo soy la que con mis piernas les hago maravillas que con ustedes ni siquiera se atrevería a mirar por televisión.
Es su culpa, lo sepan o no. Ellas se entregan tanto en el rol de madre que se olvidan de la puta, un hombre necesita de las dos, porque un hombre no deja de ser un hombre. Un hombre es padre, hijo, cerdo, amigo. Todo eso. Pero claro, como se va a coger a la madre de sus hijos como lo hace con una puta? Eso está mal, no sé bien porque, pero está mal.
Hace tiempo entendí que los temas del corazón alejan el deseo, cuando debería ser justamente lo opuesto, ser el combustible de la pasión como lo es cuando empieza cualquier relación. Pero no lo entienden, por eso empiezo relaciones todo el tiempo. Juego el rol que ellos quieran, yo sé quién soy, no me importa lo que piensan. Alimento su machismo y le saco provecho, ellos creen que cuando abandonan mi cama me dejan, pero lo único que se llevan es culpa. Me encanta alimentar esa grieta, que sepan que yo soy lo que no pueden tener en casa, que sufran esa dicotomía, porque ninguno tiene el coraje de sacarse el chip quién vaya uno a saber les puso. Me alcanza con saber que ellos están rotos, deshechos. Impuros.
Mi único compromiso es conmigo misma, ser fiel a mi libertad.

Cuando Santiago me preguntó si no me sentía sola tuve que admitirme que a veces sí, pero el precio de la libertad a veces es ese. La soledad no es para nada mala como la pintan, te ayuda a pensar, descubrirte, llorar, sacar toda la mierda que cuando estás llena de ruido no podés. Soledad no es estar solo justamente porque estás con vos mismo, no sé porque no lo entienden. Porque no me entienden. Ellos ven la parte que les conviene, pero haya ellos y su consciencia, o su no consciencia.
Hay días que son buenos y otros no tanto, no te lo voy a negar, pero tengo toda mi libertad para sobreponerme ante la mierda, ante lo que me pasa. Analizarme, mirarme. Ponerme un portaligas que me haga más puta si quiero, o vestirme como una puritana para un día nublado, y de cualquiera de las dos formas ir a trabajar. La esencia es la misma y la gracia es disfrazarla cada tanto. No soy juez de nadie, simplemente caí acá y el juego estaba planteado. Mundo machista, la falocracia estaba establecida. ¿Por qué acaso no voy a jugar el juego con las ventajas que tengo? Soy una jugadora más, como cualquier otra, y a decir verdad, los hombres son tan fáciles. Son como esos patitos de las ferias que apuntás siempre con la misma arma, la misma bala y aunque le erres por mucho terminan cayendo igual cuando te das vuelta.
Dejálos, que crean que son el sexo fuerte, que controlan, que tienen el poder. Yo juego ese juego hace mucho, y no me va tan mal. No es muy distinto al ajedrez donde están las diferentes fichas y cada una tiene su movimiento. Bueno, acá está el jefe muy capaz y pro activo, estudioso con honores y con la esposa correcta que lo acompaña a la fiesta de fin de año. También tenemos al dueño del edificio, portador de apellido importante con la esposa loca que juntos son la alcurnia de la alta sociedad. Sino también está aquel otro de la agencia que te vende autos con facilidades de pago para poder tener una buena comisión e irse en el verano al Caribe con su familia. Todos, cualquiera, el que se te ocurra, puestos en jaque por una puta, un simple peón que entendió que la debilidad que los une es la misma. Todos cortados con la misma tijera.
A veces me pregunto si existirá mi contraparte, o mejor dicho donde está. Como los escorpiones que andan de a dos me resulta curioso saber si alguien más entendió el juego, aunque claro, su ventaja sería totalmente diferente a la mía. En la falocracia hecha y derecha, el hombre solo gana por tamaño, la mujer por astucia.

Anuncios
  1. 24/09/2015 en 12:17 PM

    E X C E L E N T E

    No sé cómo hiciste para ponerte así en los ‘zapatos’ de una puta y escribir ¡semejante texto!
    Te doy un consejo y haceme caso boludo, si no editaste ese texto, corré urgente a editarlo, porque te lo van a chorear. Haceme caso, editalo, registralo o lo que sea.

    El mes pasado estuve leyendo una poco un libro erótico de un matrimonio de escritores, que lo presentaron en la última Feria del Libro de Buenos Aires y un amigo lo compró y lo trajo. En un momento te juro, te cruzaste en mi cabeza porque ya te dije una vez que deberías editar tus escritos. No tenés nada que envidiarle a escritores del género erótico.

    Pensalo y haceme caso Puto. Y este texto ‘carta de una puta’ deberías ponerlo como privado momentáneamente (en la edición rápida de Entradas del Blog) hasta que lo edites o lo registres.

    Te mando un fuerte abrazo… siempre es un gusto leerte.

  2. Tomy
    27/09/2015 en 11:48 AM

    Maty, querido, por fin das señales de vida!!!!

    Qué te puedo decir que no sepas o no te haya dicho. Sabés de mi afecto, admiración, cariño y el deseo de algún día compartir una charla cara a cara con vos.

    Tus admiradores te necesitamos activo y creativo como siempre.

    Abrazo y mis mejores deseos para vos

    Tomy

  1. No trackbacks yet.

¿Qué te pareció?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: