Inicio > Vida > Tuviste un día malo nada más

Tuviste un día malo nada más

tumblr_nc0xdj4mY51qjfbpno1_1280

Te quiero mucho, yo ya me estoy yendo.

Carta para él escrita por mí como si fuera él, porque mi retorcida empatía así me lo permite. Ya no siente lo mismo por su pareja. O ni sabe que le pasa. Pero sigue con él.

“No me enamoro de vos, me enamoro de lo que me haces sentir”. Eso escuché el otro día mientras vos no estabas, o mejor dicho estabas pero no ahí conmigo, el celular era más importante para los dos. Entonces me pongo a pensar que ya no me haces sentir lo mismo, eso es lo que me pasa. Me tratas mal y eso me hace tratarte mal, o sencillamente no como antes, y eso es lo que sin querer me aleja. Me enfría. Está bien que el trato no sea el mismo, es natural que cambiemos, que nos transformemos pero a la par. Por eso somos pareja, porque vamos parejo, porque vamos a la par, de a dos.
No sé en qué momento empezamos a transitar caminos separados, o quizás sea el mismo, pero a distintas velocidades. Ya no me esperás, ya no te espero. Perdimos el ritmo, y ninguno lo quiere recuperar para ser sincero. La máquina ya está andando ¿Para qué pararla?. Que la inercia nos siga moviendo. Ya no son pasos los que damos juntos, son ecos de los pasos que dimos. Huellas en la arena, fosilizadas, viejas. Pasadas.
Nos toleramos, nos soportamos. Ya nos conocemos, nos acostumbramos. Sé que sos infeliz porque yo lo soy; pero no me animo a decirlo, ni siquiera pensarlo. Ya va a pasar, hoy tuviste un día malo nada más. Pero la verdad que no, tu destrato se transforma en mierda que te la sacas de encima diciéndome y haciendo cosas, o más bien no diciendo ni haciendo nada. Porque nos hablamos pero no nos comunicamos, ya no puedo adivinar que pensás. No intuyo que sentís, que tenés ganas de comer, cuando querés que te acaricie. Nada. Ya está.
La máquina de la rutina nos sigue manteniendo juntos, pero su combustible definitivamente no es la pasión ni las ganas de decir “te quiero”. Quizás proyecto algo que no existe, o quizás se pueda pero ya no tengo ganas, vos tampoco. Estamos bien así, tuviste un día malo nada más.
Todo va a mejorar, pero seguimos haciendo lo mismo. No te quiero cambiar, no te puedo cambiar, ya sé como sos. Ya sabés como soy. Las personas no cambian, se amoldan lo más que pueden, y yo me amoldé a vos pero el molde hoy es una jaula. A veces no puedo respirar. Entonces ese día me abrazás y me das besos, hacemos el amor. ¿O sólo tenemos sexo?. No importa, tuviste un día malo nada más.
Me siento como una hoja seca al viento, soy fuerte y sé que puedo. A veces dudo y mis miedos estallan. Lloro y volvemos a barajar, mañana será otro día. Te quiero dejar pero no me animo, en realidad no te quiero dejar. Quiero dejar a ese falso yo que ya no coincide con lo que soy. Lo que vos me pedís, con lo que crees que sigo siendo. Porque si, como pareja cambiamos, me transformaste y te transformé; de eso se trata, pero no sé cuando empezamos a vernos desde veredas distintas. Los reclamos no son comunicación, son reclamos. Vos tirás la mierda para un lado y yo no digo nada, a los días yo te tiro la mierda para el tuyo y la balanza nunca está equilibrada. Ya ni sé siquiera si hay balanza.
Conocí a alguien, me hace sentir cosas nuevas y cosas que antes me hacías sentir vos. ¿Te acordás esos días en la playa?. Yo siempre me los voy a acordar, porque te quise mucho, te quiero mucho y te voy a querer mucho. Pero más me quiero a mí, porque sino te doy lo mejor es porque no me lo estoy dando a mí mismo, pero no te preocupes cenemos y hablemos pavadas porque tuviste un día malo nada más.
De repente hay chispazos de lo que fuimos, sí… lo que fuimos. ¿Qué somos ahora?. Los chispazos no encienden la llama. Ya no alcanza. Sabés mis mañas y yo las tuyas. No es suficiente. Me das un beso y te vas a trabajar, ya no se queda esa sensación en mi boca o en el estómago cada vez que te vas, es más, respiro una libertad prestada. Disfruto una individualidad a medias, ya ni sé que me pasa a veces. Hoy te digo todo, pongamos punto final a esto. No doy más, no damos más. Basta.
Perdón, el mal día hoy lo tengo yo.

Anuncios
  1. Tomy
    30/12/2015 en 2:35 PM

    Mi estimado Matías,

    Impresionante el relato, solo una pluma excelsa puede escribir semejante narración. Lo mismo da si es real o producto de tu inspiración,

    Me animo a ser respetuosamente insolente y decirte que si el cielo me regalara la oportunidad de ser tu amante, seria capaz de ofrendar mi corazón con tal que la rutina no arruinara nuestra relación, que el fuego de la pasión no se apagara nunca y que los chispazos sólo fueran producto de nuestra empatía.

    Hacía mucho que no te decía de manera tan explícita todo el afecto y admiración que siento por vos.

    Te deseo todo lo mejor para el año 2016 que está a horas de comenzar.

    Un abrazo y todo mi cariño
    Tomy

  1. No trackbacks yet.

¿Qué te pareció?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: