Archivo

Archive for 20 mayo 2010

Spartacus: Ass & Cock (Blood & Sand)

Debo admitir que esta serie que empecé a mirar es una de las mejores que he visto en un largo tiempo. Gracias al post de El Hijo de la Bohemia pude ver un poco de lo que es la historia romana en casi todo su esplendor.

Cómo se lo esperarán este no es un post de historia ni mucho menos, si hay una buena razón por la que miro esta serie es porque hay desnudos en todos los capítulos, escenas de sexo, buenos cuerpos y aparte una buena historia que cierra como broche de oro mostrando lo guarro y violento de Roma.

Tiene la dósis justa entre 300 y Gladiador, así que con eso ya sabrán que puede esperar de esta serie, más alla de que les gusten estas dos películas o no dejen los prejuicios afuera porque la historia que se cuenta acá tiene solvencia por sí misma y si bien al principio parece algo burda (como me ha pasado antes) después se pone buena… otro punto a tener en cuenta es que es una serie corta, sólo 13 capítulos de los cuáles o por lo menos en mi caso se pasan volando. Sin querer hice toda una crítica y recomendación de la serie, pero bueno es lo que necesitaba, hacer catársis por acá. Ya la recomendé a mis amigos más cercanos y ahora faltaban los lectores del blog que son casi amigos intangibles pero que sé que están (?) jaja…

El actor principal está más bueno que comer con la mano, y si te gustan los chongos esto es algo que tenés que ver. No sólo por el hecho de engordar la vista sino porque hay buenas actuaciones, buenos chongos, muy buena ambientación, buenos chongos, efectos y musicalización excelente, buenos chongos y no sé si lo dije pero BUENOS CHONGOS! jaja

Acá les dejo algunas caps por si a alguien le queda la pica, quizás ayude a que la miren o justificar aún más que no…

Anuncios

¡Pégueme Sambucetti!

A veces me pregunto si la propia Venus, nacida de la espuma del mar y diosa mítica de la belleza, me pone a prueba en momentos inoportunos.

Bueno, dejando de lado el flasheo introductorio que tenía que poner para darle un toque poético al tema (porque se va a poner guarro como siempre), el otro día me puse a pensar…

A la mañana salgo como siempre para ir a la facu, dormido, sin desayunar y cagado de frío, pero me encanta el frío asi que eso último no es problema. La cuestión es que cuando salgo a la calle, nunca pasa nada hasta que esta semana pasó. El grito del diarero me terminó de despertar, apenas unos metros de donde me disponía a caminar sentí el “DIAROOOOOOO”, la verdad que estaba dispuesto a putearlo con la peor cara de sueño remanente que me quedaba hasta que bueno… le vi la cara.

Fuera de todo chiste, casi se me para cuando lo veo jaja… Esos ojos verdes aguamarina, flaco, pendejo (19 o 21, no más) y esa piel tersa y quemada por el sol matutino (FUAAAA cómo estoy con la descripción eh!) hicieron que me olvide casi mágicamente que me había perforado el tímpano con su grito carente de una vocal… Hasta ahí el diarero. Sigo caminando ya de mucho mejor humor y semblante y en la esquina del colegio cerca de mi casa estaba un policía vigilando la entrada de los chicos a clases, no creo que sea necesario aclarar que tengo un ratoneo con los uniformados, creo que si en estos últimos posts que hice no captamos la onda de lo que soy  y que me pasa este es el momento justo (si, un cuasi pajero, lo pensaste. Pero no todo el tiempo). Bomberos, militares, policías, médicos (no tanto), gendarmería, prefectura y toda la parte de la milicia que se te ocurra, SI! ME CALIENTA!. Este era jovencito igual, no lo había visto antes asi que supongo que era nuevo, pelo corto, morocho, ojos marrones, mentón fuerte, pinta de macho. Los chistes más bobos cómo “pégueme con la cachiporra” ó “estoy arrestado oficial?” haciendo puchero como idiota se me cruzaron en ese momento, si, triste pero real. La verdad que con la cara de tuges que tenía me disipó cualquier opción a seguir maquinando, así que lo dejamos ahi.

Subo al colectivo, y como nunca me toca el jovato de ojos celestes con ese peinado ochentoso que le cuadra perfectamente con su onda y su cara. Hace rato que lo miro, creo que desde que iba al secundario que le ficho esos labios carnosos que tiene y esa hijoputez con la que trata a todos los pasajeros, debo admitir que eso es lo que terminó de gustarme.

Llego a la facu y me encuentro todo el zoológico que eso representa, desde los bellos para los cuáles les dedicaré todo un post en el futuro, hasta los ñoños y buena onda que se la dan de sociables. En el ascensor cuando subo, estaba esta pendeja que hace más de 2 años que intento saber el nombre y sin suerte sigue siendo una incógnita. En cierto punto me gusta que no se devele el misterio, sino perdería algo de gracia… pero cada vez que la veo me dan ganas de sacarle esa camisa y toda esa onda Doña Bárbara que tiene de un sólo mordiscón.

Y así es como inicié mi día de clases, no cabe duda que fue un día genial. Empecé engordando la vista de una gran manera, creo que ese día se alinearon los planetas o algo pasó, porque la verdad que el chongómetro lo tenía a full. En el último instante antes que la profesora que estaba tomando el listado por apellido me nombre y yo entre por la puerta pensé… A ESTOS UN DÍA LOS SECUESTRO TODOS JUNTOS Y ME HAGO LA FIESTA, Y UNO POR UNO LES DIGO… ¡Pégueme Sambucetti!